El Pensamiento de la Muerte II: acción y sentido


Al final de la primera parte hay una apresurada relación del Pensamiento de la Muerte en tanto aniquilador de sentido. Se trata en esta ocasión de intentar acotar los límites de esta afirmación.

Toda acción, todo movimiento se torna baladí, pues qué importancia podría tener si al siguiente movimiento ya no será más; y el pensamiento, en tanto apropiación y proyección, es también movimiento y participa por ello de su mismo destino.

La plena conciencia de la muerte hace imposible el vivir. Vivir es propiamente actuar; es movimiento. El actuar persigue siempre un logro; que en última instancia dota de sentido al actuar (ya sea alcanzado o no). Esos logros o metas dadores de sentido podemos imaginarlos en una escala según intervengan en un solo acto o dotando de sentido a una vida entera. Pero el logro no es aniquilado en su consecución. Lo que verdaderamente (se) persigue (con) el logro es perdurar. Busca eternizarse en lo logrado (en lo aún por lograr se mantiene vivo). Si hay eternidad, entendida como fuera del tiempo, el actuar no encuentra barreras, y el sentido -otorgado al actuar por el logro- perdura.

Si algo (su)pusiera un límite a esa eternidad buscada en el actuar, éste se detendría de inmediato. Ese límite es la muerte (no en sentido biológico) como conciencia de finitud. ¿Cómo vivir con esa conciencia? La conciencia de la muerte hace imposible ese vivir entendido como el actuar constante en busca de eternidad mediante lo logrado (y lo aún por lograr). El logro no puede eternizarse bajo dicha conciencia que resquebraja por completo todo posible sentido del actuar.

Todavía es posible, sin embargo, actuar. Si la conciencia de la finitud no está bien asentada, quien actúa seguirá tratando de eternizarse, es decir, marcándose logros que justifiquen todo acto. El acto no puede sostenerse sin “justificación”; sin “ajustarse” a un objetivo. Así, el Pensamiento de la Muerte impide que el actuar se ajuste a un objetivo que pretenda perdurar pues se presenta siempre como conciencia del límite y aniquilación. Impide por tanto cualquier justificación última. La vida sobre un abismo.

Anuncios

Un comentario el “El Pensamiento de la Muerte II: acción y sentido

  1. No podría decirte cuántas veces me he sumergido en bucles de esta índole, como tampoco puedo decir con claridad a qué conclusión he llegado al respecto. Supongo que sigo buscándola…

    Me encantó la entrada.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s