Apuntes del subsuelo, F. M. Dostoievski


Título: Apuntes del subsuelo

Autor: F. M. Dostoievski

Editorial: Alianza, 2007

Páginas: 149

Precio: 7€ aprox.

Primero, disculpas: aún no me aclaro si es Dostoievski, Dostoyevski, Dostoyevsky, Dostoevski… Díficil proviniendo de otro alfabeto.

Dicho esto, prepárense para coger aire. El comienzo de la obra es frenético, agotador, contradictorio, eléctrico, esquizoide… Y, sin embargo, absolutamente humano, terrenal, cotidiano, de carne y hueso. Es, en esencia, el sujeto del siglo XIX: un sujeto errante y abismático.

«Para la vida humana común y corriente basta y sobra con una conciencia ordinaria, o sea, con la mitad o la cuarta parte de la porción que le ha tocado al hombre culto de nuestro malhadado siglo XIX…». Esta frase resume de manera acertada la angustia de ese sujeto. Con el positivismo, la fe en la ciencia y “la muerte de dios”, el sujeto del siglo XIX siente cómo se tambalea el suelo bajo sus pies. La ciencia le muestra lo necesario (dos más dos son…), pero él sigue cargando a la espalda aquello llamado “esperanza”. Ve abrirse un abismo y ha de aferrarse al único mundo real que conoce: él mismo. Un sujeto “cartesiano”, pero rebelde: «yo estoy solo y ellos son todos». No se trata de partir del ego, poner en duda lo demás, para luego llegar a una certeza. Este sujeto dice: ¿a mí, los demás, qué? Y qué si lo otro y los otros son o no son. La esperanza le pesa a ese sujeto, y el lema cientificista “los límites de la experiencia” se le antoja un muro de presidio. El muro puede que esté ahí (tal como predica la ciencia, es la evidencia de lo necesario, o la necesaria evidencia), pero el ve un resquicio de cielo azul, y eso le basta; es lo que Shestov llama “la lucha contra las evidencias”. La necesariedad que predica la ciencia le asfixia. Por eso y contra eso se rebela.

«Pero, hombre -le gritarán-, es inútil rebelarse contra ello: ¡dos por dos son cuatro! La naturaleza no le pide a usted su opinión; a ella no le importan los deseos de usted, ni si le gustan o no le gustan sus leyes. Está usted obligado a aceptarla tal cual es y, por ende, todos sus resultados. O sea, que un muro de piedra es un muro de piedra…, etc., etc.» Pero, Dios santo, ¿qué me importan a mí las leyes de la naturaleza y la aritmética cuando, por el motivo que sea, no me gustan esas leyes ni tampoco el que dos por dos son cuatro? Ni que decir tiene que nunca podré romper ese muro de piedra a cabezazos si no tengo fuerza bastante para ello, pero nunca me resignaré ante él sólo porque sea un muro de piedra y porque no tengo fuerza bastante para derribarlo.

Los Apuntes del subsuelo es un relato -o, más bien un grito- desgarrador desde la hiperconciencia. El protagonista es consciente de lo “patético” de esos gritos, es consciente de todo aquello que le puedan responder como crítica o acusación, de su aparente romanticismo, e incluso de sus contradicciones. «La cuestión está en comprenderlo todo, en tener conciencia de todo, de todas las imposibilidades y de todos los muros de piedra; en no resignarse ante ninguna de esas imposibilidades».

La ciencia, que para los positivistas y cientificistas tiene viso de ser la salvación, aquello seguro, para el hombre del subsuelo no es más que la evidencia de lo abismático del mundo y de la impotencia de quien vive en él. Para la ciencia dos más dos son cuatro, y esto es así, pero sin razón. El hombre del subsuelo es un ser sufriente ante la impotencia de que, lo que hoy y ahora es así, mañana puede no serlo; no depende de él, está a merced de la naturaleza, que está, en definitiva, por encima de toda ciencia.

Pero como dijimos, el protagonista no se resigna. Es, una vez más, Sísifo.

Anuncios

Un comentario el “Apuntes del subsuelo, F. M. Dostoievski

  1. […] de aquí a avergonzarse de sí mismo y de las ideas que ha albergado. Es entonces cuando escribe Apuntes del subsuelo. Un relato de rencor para con el resto de la humanidad. Y que puede explicarse muy bien con las […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s